Una marca...

                                                          ...un saber hacer

Desde 1892, Bérard (ubicado en las montañas de Royans, limitando con el norte de Provenza) se especializa en el diseño de tablas y utensilios de cocina fabricados con madera. Situados desde los inicios en la Drôme Provence, hemos forjado un vínculo especial con la madera de olivo y las maderas nobles.

Respaldados por los conocimientos históricos de nuestros artesanos, estas maderas están talladas para convertirse en auténticos utensilios de cocina. Desde 1892, desarrollamos nuestros productos de acuerdo con el arte de vivir de la cocina francesa y en un espíritu sureño de compartir y alegría.

Desde 1982, una marca fiel a sus valores

Al largo de los años, Bérard se ha convertido, en garantia de autenticidad, de confianza y de trabajo bien hecho. Fruto de mas de un siglo de trabajo

Nuestra responsabilidad

Bérard está comprometido con el abastecimiento responsable de madera. Queremos proteger y conservar este recurso natural vital, utilizando madera obtenida de fuentes de madera conocidas, legales y bien controladas. Bérard trabaja con sus proveedores para establecer objetivos, mejorar las prácticas y aumentar el uso de madera de fuentes certificadas.

  

Fabricación

Cada artículo de Bérard se produce respetando la naturaleza que nos rodea, para que la próxima generación pueda disfrutar de la belleza que hemos llegado a conocer. Nuestros productos están diseñados con un profundo respeto por los recursos naturales que utilizamos para crearlos. Basándonos en años de manualidades, utilizamos las ramas de los árboles para crear nuestro producto, lo que permite que el árbol continúe creciendo y prosperando durante los próximos siglos.
Nuestros proveedores están organizados para que se utilice el 100% de la madera. Reparamos las pequeñas imperfecciones en la madera en lugar de aplicar un tratamiento químico para tener una superficie uniforme y lisa. El resto de la madera que no es adecuada para la producción, se utiliza para calentar la cámara de secado donde se curan los productos; También se utiliza como fuente de calefacción para nuestras instalaciones y los edificios en el invierno.